Loading...

viernes, 7 de octubre de 2011

Síndrome de Inmadurez

Las personas que llegan a la edad adulta pero siguen viviendo como adolescentes, sufren el Síndrome de Inmadurez Emocional. Son personas con una edad de 30, 40, o más años que viven como adolescentes.
El psicólogo Estadounidense Dan Kiley en el año 1983 llamó a este síndrome con el nombre de Peter Pan en alusión al héroe que vive en el país del “nunca jamás”, un mundo en el que el tiempo no pasa, solo habitado por niños. Y cuando Peter Pan se entera que él no es el padre de estos niños, siente un gran alivio, y esto es lo que les pasa a las personas que padecen este síndrome :”no quieren dejar de ser hijos para pasar a ser padres”.
Estas personas disfrutan de las ventajas de ser eternos adolescentes, sin preocuparse por el paso del tiempo, sin la responsabilidad que implica ser padre, ni el compromiso afectivo de estar en pareja y formar una familia.
Por el contrario, sienten que comprometerse con una persona y asumir la responsabilidad de hacerse cargo de una familia, coarta su libertad.
Es esta una libertad de hacer y deshacer lo que tiene ganas, olvidando que un ser adulto es aquel que si bien “es” libre, afronta las consecuencias de sus actos, de las que el inmaduro no quiere saber nada.
Quien padece este síndrome siente la” dulce tentación “de vivir siempre en una eterna juventud.
El síndrome de Peter Pan representa un hecho fundamental en la vida de cualquier persona, que es la crisis del crecimiento.
Por un lado la persona se niega a crecer, manteniendo la seguridad y la comodidad del mundo conocido de la infancia y la adolescencia y por el otro hay una tendencia al desarrollo, pero elaborando el dolor por la perdida y la aceptación del paso del tiempo y de la realidad de la vida que implica asumir la edad de la madurez.
Muchas veces las parejas de las personas que padecen el síndrome de Peter Pan sufren a su vez del síndrome de Wendy , que es un trastorno basado en la necesidad de satisfacer al prójimo , por un gran miedo al rechazo , al abandono , a no ser querida , a dejar de ser amada .Se da más entre mujeres que entre varones.
Son un complemento ideal para los hombres que padecen el síndrome de Peter Pan, ya que estas mujeres, hacen todo lo que él no hace y se responsabilizan por todo lo que el evita, debido a este gran deseo de complacer al otro y de sentirse aprobadas y aceptadas por su pareja.

9 comentarios:

Jorge Donato dijo...

Todos llevamos un Peter Pan o una Wendy a cuestas durante una larga etapa de nuestra vida.
Es cierto que, a veces, uno quisiera que ése espíritu de adolescencia eterna e irresponsabilidad absoluta durara eternamente.
Pero entonces, miras alrededor y te das cuenta de que la madurez y la sensatez también tienen grandes recompensas.
Saludos Corazamar.

Ladys Maza S. dijo...

Todos pasamos por eso en alguna etapa de nuestra vida!! yo madure muy joven, pero yo pienso que depende de las situaciones de la vida, porque a mi me toco una vida muy dificil de niña y quizas po eso es que soy como soy.
Saludos! =)

Ladys Maza S. dijo...

Hola de nuevo, te deje en mi blog un detallito, espero qu te guste.

Sin ton ni san dijo...

Prefiero a Caperucita Roja :)

Saludos

Corazamar dijo...

Gracias a todos por los comentarios.

Feliz finde, un saludo

Balovega dijo...

Buenas noches..

Sigo teniendo fe en la personas, y este mundo es maravilloso.. gracias por ser parte de el...

Besotes

Corazamar dijo...

La fe comienza donde termina el orgullo.

Gracias por comentar Balovega.


Un saludo

Elsa dijo...

Muchas veces he sentido la nostalgia de mis épocas de adolescente, yo trabajo con ellos, pero debo tener la sensatez suficiente, como dice Jorge, para no caer en el ridículo ante los demás.
Un abrazo.

Corazamar dijo...

Elsa, cada etapa tiene su puntito y si se sabe llevar con coherencia nunca caeremos en el ridículo.

Un saludo